Tarde para olvidar en Cartagena

El Real Zaragoza se ha reencontrado en Cartagena con una derrota que no veía desde hace cuatro jornadas. Se esfuma así la ilusión que animaba, tras apenas haber dejado atrás el descenso, a poner la mirada hacía arriba. Un equipo irreconocible que deja muchas dudas de cara a la próxima jornada, sobre todo en lo que respecta al centro del campo. 

El once inicial planteaba ya cambios obligados en el centro con Zapater. Novedad también el canterano Puché que, lejos del resultado, ha dejado claro que es capaz de asumir las responsabilidades que conlleva el primer equipo. Desde la cantera también la presencia de Julián Delmas, vestido de blanquinegro, sin embargo. 

Sin tiros a puerta, ni precisión en el robo de balones el Real Zaragoza corría detrás del balón bajo la dominación total del Cartagena. Cristina Alvarez se convertía así en la pieza que vertebra un equipo irreconocible. El primer jarro de agua fría, aunque en revisión milimetrada por el VAR, llegaba de la mano de una cara conocida, la maldición del ex, Delmás, espléndido, colaba el balón entre la portería blanquiazul. 

El Zaragoza intentó reaccionar, con el único tiro a puerta del partido un gol anulado de Sabin. Una sensación que sin embargo duró bien poco, el equipo no encontraba precisión y mucho menos efectividad. Las malas sensaciones se trasladaban al vestuario en el descanso, con un claro liderazgo del Cartagena, pero muchas dudas aún sin resolver. En un esfuerzo por solucionar la mayor incógnita, el centro del campo, dejaba el campo Zapater y entraba en su lugar Vada. 

El golpe más duro llegaba a comienzos de la segunda parte, en una jugada polémica Petrovic caía desplomado al suelo y el árbitro no frenaba el encuentro terminando así la jugada en el segundo tanto de los locales. Petrovic abandona lesionado el campo y los ojos miraban como culpable al colegiado. El tanto, anotado por Deuda, terminaba de hundir a un Real Zaragoza que no encontraba la comodidad de las pasadas jornadas. Con la lesión de Petrovic el cambio fue forzado, entraba Lluis López. 

Tan solo unos minutos después se incorporaría al partido,  Iván Azón buscando, eso que tan bien se le da hacer, revolucionar el partido. Junto a él Narvaez, cambios ofensivos con un propósito claro cara a puerta. De nada sirvió, Rubén Castro, jugador que lleva haciendo muchos años daño de cara al gol al Real Zaragoza, asistía a Yann Bodiger para poner el 3-0 definitivo en el partido, un resultado maquillado gracias a la presencia de Cristian. Poco más se podía hacer, en el minuto 70, se había desmoronado por completo el equipo, para dar lugar a un encuentro llano donde solo importaba que corriera el marcador. 

Con el pitido final el Cartagena suma 3 puntos claves en su lucha por el ascenso. Mientras que el Zaragoza tiene una tarde que borrar.  Cómo lleva repitiendo la filosofía del equipo esta semana los objetivos se marcan ahora partido a partido. Las miradas puestas en no repetir los mismos errores en la Romareda el próximo viernes a las 21:00 frente Amorebieta, sobre todo sin perder la ilusión que había generado alejarse del descenso pero con humildad y sabiendo de dónde viene este equipo.

 

19 de marzo, 2022|Deportes, Real Zaragoza|
Abrir chat
¿Hablamos?
¿Hablamos?