Victoria de autoridad en Riazor

Durante la semana pasada todos los zaragocistas teníamos una cosa clara en mente, en Riazor había que ganar. Y así fue. El Real Zaragoza ganó 1-3 frente al Deportivo La Coruña y se vuelve a Zaragoza con los deberes hechos. Real Zaragoza y Deportivo están viviendo momentos opuestos, los primeros están en buena racha, de resultados y juegos mientras que los gallegos están atravesando un periodo delicado, en lo deportivo y en lo institucional, son últimos con solo 8 puntos, en caída hacia la Segunda B.

 

Por fin de estrategia

Pero cuantas veces hemos visto un partido de estos tipos convertirse en tragedia para el equipo que está mejor y que viene como favorito. Sin embargo esta vez todo se ajustó a la realidad y el Zaragoza ganó en Riazor con solvencia y madurez. Después de los primeros minutos donde los equipos se estudiaron, el Zaragoza decidió ir a ganar el partido y lo dejó medio sentenciado en el tramo final de la primera parte con los goles de Guitián (de estrategia…) y Puado. El partido se puso en peligro solamente algunos minutos tras el descanso antes de que Luis Suárez, después de fallar un penalti, lo cerró definitivamente.

El Zaragoza alcanza los 30 puntos, la mitad de ellos a domicilio, en la primera vuelta, cuando aún quedan dos jornadas y ha conseguido retomar el vuelo, con 11 puntos de los últimos 18 en el momento en el que lo veíamos todos negro. Alcanza la sexta posición y vive recuperado en su futbol, donde sobretodo en ataque está ofreciendo un gran repertorio, potenciado por la llegada de Puado que ha caído muy bien en el once titular.

En Riazor se vio un buen futbol por parte de los hombres de Victor Fernández. Los jugadores se asentaron enseguida en el césped de Riazor. Ros y Eguaras tomaron el timón para que Soro y Puado fuesen los hombres más importantes. El que todavía no se encuentra es el nigeriano Igbekeme que en la izquierda no consigue ser ese magnifico futbolista que vimos el año pasado. El Zaragoza se adelantó en el marcador gracias a Guitian que se elevó ante Somma y metió el balón dentro después de 19 jornadas sin marcar un gol de estrategia. Por fin llegó el gol en una faceta fundamental en la Liga SmartBank.

Entrenar los penaltis, próximo objetivo

Con el 0-1 el Deportivo entró en modo depresión y el Zaragoza lo aprovechó. Javi Ros puso un balón magistral a la cabeza de Puado, que batió a Dani Giménez para dejar claro que ha entrado con muchas ganas en el once titular. Tras ese 0-2 llegó el descanso y no le hizo demasiado bien al Zaragoza. Entró en el campo muy relajado y el partido peligró. Borja Valle sorprendió a Ratón y dejó el marcador con el 1-2. Tuvo la ocasión de cerrar el partido el killer Luis Suárez con un penalti que lanzó mal y Dani Giménez lo paró. Hay que empezar a mirar esta faceta del penalti que empieza a ser preocupante.

El Deportivo tuvo alguna ocasión más pero sin generar extremo peligro y se rindió después de una jugada en el que Puado le dio un balón al colombiano que esta vez no fallo y volvió a dejar en evidencia al central griego Lampropoulos. Ahí se acabó el partido, entraron Kagawa y Linares, y el Zaragoza dejó buenas sensaciones y llega al partido frente al Racing de Santander con buenos resultados para seguir en la zona alta. De Riazor ha vuelto con la misión cumplida y con una lógica que, algunas veces, trae tragedias.

Todas las noticias del Real Zaragoza en http://www.radiomarcazaragoza.es

 

Santiago Tedeschi

10 de diciembre, 2019|Deportes|