Una montaña rusa de emociones en La Romareda

Por fin se vio un buen partido de futbol en La Romareda, una montaña rusa de emociones para las dos aficiones, que deja un punto para ambos equipos que siguen en la parte alta de la clasificación en zona de playoff. El 3-3 final define un partido lleno de jugadas ofensivas, de algunos errores defensivos y de un marcador que no quería estar quieto. El equipo de Victor Fernández remontó un 0-2 que quizás era demasiado castigo y tuvo la fuerza de remontar. Cuando ya parecía que tenia el partido ganado, otro penalti decidido por el VAR le dio a los catalanes la oportunidad de empatar.

Se vio a un Real Zaragoza luchador y peleón como quizás La Romareda no había visto nunca este año. Un equipo capaz de todo, de lo mejor y también de lo peor. Lo mejor sin duda esa capacidad de reacción cuando el equipo estuvo abajo de dos goles después de 30 minutos. Lo peor, los fallos defensivos. Errores de concentración (la mano de Guitián en el penalti) que al final acabaron costando puntos. Y esto al final, en la Liga SmartBank, lo acabas pagando.

Victor decidió utilizar un 4-4-2. Javi Ros dejó su puesto a Soro y el entrenador buscaba más verticalidad con Puado como pareja del killer Suárez. Una dupla ofensiva que demostró en La Romareda que puede dar muchas alegrías a la afición. Sin embargo en apenas 7 minutos, del 20 al 27, el Real Zaragoza vio como el partido se le estaba escapando. El segundo gol fue protestado por la afición pero el arbitro, y el VAR, no consideraron falta la de Stuani sobre Eguaras que le robó el balón y se lo dio a Borja García que puso el 0-2, también gracias a un resbalón infantil de Grippo. Un doblete para Borja y un Girona que tenía el partido en el bolsillo.

Todo parecía perdido. Cuantas veces hemos visto el Real Zaragoza en estas situaciones y lo más normal es que se iba a venir abajo y a dejar de crear futbol. No sucedió nada de eso. El killer, el colombiano, decidió que el partido todavía tenía que decir muchas cosas. Luis Suárez empujó al equipo y gracias a un mal pase de Ramalho y a un mal control del portero catalán el colombiano presionó bien y la pelota entró dentro. Fue un gol del colombiano pero esa presión fue también de la afición. Todos hicimos ese gol. El Real Zaragoza estaba vivo e incluso pudo llegar el empate gracias a Soro antes del descanso. Dejó el ambiente con ganas de que empezase la segunda parte. Se notaba un aire de esperanza.

Los segundos 45 minutos empezaron con un Real Zaragoza que buscaba el empate. Y llegó. Un golazo. Un centro raso de Soro llegó a Puado que con un excelente taconazo hizo el 2 a 2. Mucha calidad. Puado se estrenaba en La Romareda con un gol con un joya. Los blanquillos habían superado las adversidades y ya se iban a por el partido. A partir de allí el VAR fue protagonista, por ambos equipos.

Primero ayudó a que se señalase un penalti para los de Victor Fernández y Luis Suárez hizo explotar la grada, marcó el 3-2 y culminó la remontada (momentánea…) de los blanquillos. Un gol importante desde los 11 metros porque le vuelve a dar confianza después de algunos errores y le coloca un poquito más cerca de Stuani para ser pichichi de la Liga. Pero el uruguayo, ayudado también por el VAR (y por Guitian) marcó su penalti y empató el partido a escasos minutos del final. La afición vio como se le estaba escapando un partido que habían remontado. Terrible mazazo para un equipo que había conseguido la remontada.

No hubo tiempo para casi nada más. Simplemente vimos como el Papu sigue no encontrando la tecla con algunos errores en acciones que podían haber sido de más peligro en el área catalana y se quedaron en agua de borrajas ante la incertidumbre de la afición. El empate final supo a poco, pese a que es fruto de un enorme merito del equipo. Porque se rozó la victoria ante el gigante Girona.

Fue un gran partido, de los pocos que se ven en esta Liga SmartBank. Un duelo como los de antes.

Todas las noticias del Real Zaragoza en http://www.radiomarcazaragoza.es

 

Santiago Tedeschi

2 de diciembre, 2019|Primera Categoria|