Señor partido del Real Zaragoza que genera ilusión

El Real Zaragoza supera uno de los escollos de la recta final del año. Los pupilos de Juan Ignacio Martínez se llevaron la victoria ante la SD Eibar (1-0), uno de los equipos punteros de la Segunda División. Gracias al gol de Alejandro Francés, los blanquillos se han colocado en la octava posición a tan sólo cuatro puntos del play-off. Y lo que es más importante, vuelven a llevarse otro triunfo en La Romareda. Todo, después de un arranque que no presagiaba un buen partido para los maños. Los armeros salieron al verde con mucho ímpetu, acechando la portería defendida por Cristian Álvarez. Sin embargo, ese potente arranque visitante pasó a las imprecisiones, provocando que los zaragocistas fueran de menos a más. Los blanquillos hicieron mucho daño por las bandas y fueron muy agresivos en la presión, cerrando una primera parte con dominio local.

En el descanso, JIM reajustó el ataque. El técnico cambió a Bermejo dando entrada a Narváez. El Real Zaragoza salió con la misma inercia y obtuvo su recompensa. Los maños consiguieron abrir el marcador con un golazo de Francés, que ya no sólo es bueno en labores defensivas, sino que también ha pasado a ser protagonista de goles importantes. Los zaragocistas, al igual que en Copa, volvieron a marcar a balón parado, uno de los problemas que están empezando a resolver. La batalla fue de un tremendo desgaste físico por parte de jugadores como Francho, Álvaro Giménez o Borja Sáinz. Tras el golpe, el Eibar adelantó líneas y el Zaragoza aguantó las embestidas con contundencia, finalizando un partido donde los aragoneses hicieron un planteamiento muy inteligente. No dejaron que brillara el fútbol combinativo del Eibar y mostraron su capacidad de acierto de cara a puerta. Asimismo, supieron sufrir cuando tocaba y dejaron la portería a cero. Una serie de síntomas que generan ilusión y que provocan que se mire de reojo a los puestos de promoción.

6 de diciembre, 2021|Deportes, Real Zaragoza|
Abrir chat
¿Hablamos?
¿Hablamos?