Que siga la racha!

El Real Zaragoza quiere que este si, este sea su año. Los maños derrotaron al Extremadura 3-1 en un encuentro que se puso muy difícil y que solo se resolvió en la fase final con el gol de Luis Suárez. El colombiano y Kagawa dieron la victoria después de que el partido se complicara con el golazo de Caballo y las paradas de Cristian. Antes, Dwamena había abierto la lata. Los aragoneses recuperan la segunda plaza y aspiran a todo.

En los 25 minutos iniciales, el equipo aragonés fue el amo y señor con muchas llegadas, aunque sin probar el disparo. Eso sí, cuando lo hizo, llegó el primero. Eguaras filtró un balón a la carrera de Dwamena, de esos que solo falta meterla dentro. El ghanés se plantó solo ante Casto y la puso dentro la portería del meta blaugrana.

El tramo final antes del descanso fue el mejor momento de los visitantes. Sergio Gil y Nono tuvieron la igualada pero un mal remate primero y Cristian, más tarde, lo evitaron.

El descanso clarificó ideas y los dos equipos salieron a por todas. Nono golpeó el larguero con un zapatazo lejano y Kagawa hizo lucirse a Casto con una gran parada. El partido era un ida y vuelta que aprovecharon los blaugranas. Caballo anotó, sin duda, el golazo de la jornada con un zurdazo de volea desde fuera del área que se coló por la escuadra y enfrió La Romareda.

Víctor Fernández reaccionó y dio entrada a Javi Ros y Pombo, que volvió a pisar La Romareda, pero el choque siguió siendo un correcalles. Pombo tuvo una, pero las más claras fueron del Extremadura. Cristian hizo el milagro del día ante Álex López y poco después Pastrana erró en el mano a mano. La locura continuó con la réplica zaragocista con un disparo lejano de Javi Ros que Kagawa no supo embocar a gol tras el despeje del meta.

El partido podía caer de cualquier lado hasta que apareció Luis Suárez. En una gran jugada entre el colombiano, Eguaras y Kagawa, el delantero daba una asistencia perfecta para que el japonés la empujara dentro en el área pequeña. Es el primer gol del japonés en La Romareda, seguro que el primero de muchos. El marcador seguía siendo apretado pero Lucho no quería sufrir y se sacó de la manga un golazo. Tras otra soberbia asistencia al hueco de Eguaras, volvió loco a su marcador dentro del área y, tras un recorte, soltó un lanzamiento que se empotró contra las redes con mucha violencia. El tanto cerró el partido y mantiene al Real Zaragoza en la segunda posición pero sobretodo, con la confianza por todo lo alto antes de viajar a Fuenlabrada.

16 de septiembre, 2019|Primera Categoria|