Final de infarto en Estambul

Casademont Zaragoza logró salir de Estambul con su primera victoria en la Basketball Champions League (73-74) en la pista del Besiktas en un partido que se puso complicado en los últimos minutos del último cuarto. Un choque de altas emociones que se resolvió en las últimos segundos gracias a dos tiros libres de DJ Seeley dejando el tiempo a 0.4 segundos para jugar. Fue un triunfo muy importante y muy trabajado, de rango mayor, en uno de los escenarios más exigentes de la Champions League.

El Besiktas es un equipo rocoso, nunca pierde la confianza de recuperar un partido y así ocurrió ayer en su estadio. Los turcos lograron sobreponerse a una desventaja de 16 puntos, ya en la segunda mitad, para alcanzar los últimos compases con las máximas aspiraciones. Por eso la primera victoria en Europa de los hombre de “Porfi” tiene mucho merito. Supo someter al equipo turco con una brillante defensa y porque se sobrepuso a dos dificultades extremas, las lesiones de Javier Justiz y de Rodrigo San Miguel.

Final de infarto

El final fue dramático. Con 11 segundos por delante, Theodore falló increíblemente los dos tiros libres pero el Besiktas logró coger el rebote y ponerse por delante, 73-72. En esa última posesión el balón fue para DJ Seeley, que acabó tirando forzado y sacando tres tiros libres a 0.4 décimas. Ganó Casademont en casa de uno los favoritos del grupo D de la Basketball Champions League. Porfirio dijo que si el equipo lograba ganar por lo menos un partido fuera iba a tener muchas posibilidades de pasar a la siguiente fase. Ya tenemos la primera.

Un golpe sobre la mesa en un partido que tuvo de todo. Basket Zaragoza tenia el objetivo de llevar su baloncesto también cuando juegan a domicilio y lo logró y especialmente el primer cuarto fue de un nivel altísimo. Los planes de Porfirio se fueron a los aires porque Casademont tuvo que jugar con dos jugadores menos y eso, al final del partido, se notó. Fisac jugó en Estambul con dos bases aragoneses (17 y 18 años…) y eso nos lo tendremos que acordar. Alocén jugó nada menos que 29 minutos, Seeley y Brussino, 30 y Radovic, 34. Eso hizo que el equipo aragonés fuera claramente de más a menos, desinflándose con el paso de los minutos.

El hombre clave

El equipo sufrió, pero supo sufrir. No se descompuso aunque el Besiktas le fue poco a poco comiendo terreno y, al final, tuvo que jugar un partido nuevo. Pero lo ganó y no dio nunca la sensación de rendirse. Cuando peor lo estaba pasando el equipo apareció el californiano DJ Seeley, que anotó tres triples y sacó faltas importantísimas, como la que le dio el triunfo final al Casademont.

El equipo perdió la chispa de los dos primeros cuartos pero no el espíritu, aunque el duelo acabó convertido en un cara o cruz. Lo resolvió Casademont Zaragoza porque falló menos al final, o porque acertó más en momentos clave, con Seeley desde la línea de tres y esa última falta de Batuk a falta de 0.4 segundos que hizo caer la moneda del lado aragonés. Ganó el Casademont en Turquía en un final dramático y mira ya de otra manera la clasificación del grupo D. Ahora el sábado viene el todopoderoso Barcelona. Esto no para.

Todas las noticias de Casademont Zaragoza en http://www.radiomarcazaragoza.es

Santiago Tedeschi

23 de octubre, 2019|Deportes|