En Europa no se puede jugar con fuego

El Casademont Zaragoza quiso jugar con fuego dejó escapar una oportunidad enorme para ponerse líder del grupo D de la Basketball Champions League. Perdió ante el Telekom Bonn (72-77) en un partido que a falta de 4 minutos para el final ganaba de 9. El equipo de Porfirio Fisac hizo lo más difícil, remontar diez puntos y ponerse con nueve de renta a falta de cuatro y medio para la conclusión para perderlo en tres últimos minutos desastrosos.

Los alemanes aprovecharon los errores de los rojillos y se llevaron un partido fundamental para el futuro de Casademont en Europa. La primera derrota en casa para los de Fisac. En un grupo tan igualado nada es definitivo pero es verdad que, con una victoria ayer, Casademont podría haber sobresalido entre tanta homogeneidad.

Fue un partido que no se va a recordar por su chispa habitual de otros días. No muy espectacular para la vista de los espectadores en el PabellònCasademont acabó el partido con unos porcentajes de acierto bajisimos, un 17,9% en triples y solamente un 37,1% en tiros de campo. Y eso que capturó hasta 51 rebotes pero no sirvió de nada. Pero el dato más preocupante vino de los tiros libres. Hasta 12 falló Casademont. Un número que, tranquilamente, pudo haber hecho ganar Casademont.

Los alemanes fueron más sólidos durante todo el partido. Casademont intentó frenar la lluvia de triples que le llegó en el partido de ida y la verdad es que lo consiguieron durante muchos minutos. Los aragoneses iban sumando problemas como las faltas de Barreiro y Radovic y quizás el frenético ritmo de rotaciones de Fisac no ayudó al equipo en el último tramo del partido. La ausencia de un pívot en los últimos minutos no se entendió muy bien en las gradas del Principe Felipe.

La verdad es que parecía el clásico partido del Casademont en casa. Partido de empates rápidos en el marcador y clásico arreón final del equipo local para llevarse el partido. Y lo parecía porque en algunos minutos Casademont parecía Casademont. Se llevaba todos los rebotes, dio velocidad a su juego, el gigante Hlnason aparecía como un coloso para imponer la ley del más “alto”. El islandés estuvo sensacional sobretodo en el último cuarto porque en 5 minutos pasamos de 51-55 al 67-58.

Parecía que Fisac ya tenia el partido ganado pero Bonn empezó a recortar puntos. Cuando llegó a dos puntos de ventaja Fisac sentó al islandés y nadie entendió porque. Con cinco puntos de ventaja llegó a los últimos dos minutos (70-65), pero esta vez el clásico parcial demoledor del final se lo llevaron los alemanes. Del 70-65 se pasó al 72-77 final, un 2-12 en poco menos de dos minutos ante el que el Casademont se quedó sin respuesta. Se había quedado sin referencia ofensiva.

Se queda así con 4 victorias, en medio del grupo D, a solamente una del líder pero una encima del colista. Tan ajustado está este grupo. La sensación es de haber dejado escapar una oportunidad única y ahora, quizás, habrá que hacer un esfuerzo a domicilio para poder pasar a la siguiente fase.

Todas las noticias en http://www.radiomarcazaragoza.es

 

Santiago Tedeschi

 

12 de diciembre, 2019|Deportes|