El Real Zaragoza tropieza por segunda vez consecutiva en el último partido del año

Fría tarde de domingo en La Romareda que acompañó al partido protagonizado entre el Real Zaragoza y el CD Tenerife (0-2). Un gol de Elady y otro de Mollejo dieron la victoria al conjunto tinerfeño. El encuentro se puso muy a contracorriente desde la primera media hora de juego. En el campo se vio a un equipo desajustado, en parte por la movilidad que impuso el Tenerife. Los visitantes hacían mucho daño a través de jugadores como Shashoua y Enric Gallego, más un Mollejo que podía con Chavarría. Además, de un árbitro demasiado permisivo. Finalizando una primera parte en la que no se vio a un Real Zaragoza reconocible. Ausentes en ataque y blandos en defensa, y eso que dominaron sobradamente en la posesión del balón, con el cual no se logró nada. Mientras que el Tenerife marcó la diferencia en cuanto a eficacia y con un engranaje defensivo que no permitió que en los blanquillos se notara cierto desequilibrio.

En la vuelta del descanso, el Real Zaragoza salió con otro tono. No existía esa falta de intensidad y agresividad. Después de que JIM diera entrada a jugadores de corte más ofensivo. Eguaras entraba por Petrovic y Borja Sainz por Francho. Los blanquillos pudieron recortar distancias con una ocasión clarísima en la que solamente tenía que empujar el balón Alvaro Giménez. Tampoco se pitó un penalti claro para los zaragocistas en el área rival. El Real Zaragoza tuvo su momento para meterse en el partido, pero no lo consiguió. Dejando la sensación de que se intentó más por coraje que por fútbol. Los maños caen derrotados en su último partido del año y queda demostrado que todavía queda un trecho entre el Zaragoza y los gallos que pelean por el ascenso. Finalizando una primera vuelta en La Romareda que es para olvidar.

19 de diciembre, 2021|Deportes|
Abrir chat
¿Hablamos?
¿Hablamos?