Algo más que tres puntos (2-1)

El Real Zaragoza consiguió ayer sus primeros puntos como local tras el parón gracias a la victoria por 2-1 frente a la SD Ponferradina. Un triunfo que hace que el equipo de Víctor Fernández obtenga la tercera plaza de cara a ese playoff gracias a los pinchazos de Almería y Girona.

La tarde empezó mal, y no hablamos precisamente de lo que ocurría por La Romareda, sino bien lejos, concretamente en La Coruña. Allí, menos de dos horas antes de que arrancara el decisivo partido entre el Deportivo y el Fuenlabrada estallaba la noticia: varios jugadores del equipo madrileño -se habla de 5, 6 o incluso 7- dieron positivo en la PCR y el partido tuvo que ser suspendido. No ocurrió lo mismo en el resto de la jornada, conviene recordar que en horario unificado, suponiendo esto, según varios de los equipos implicados, un adulteramiento de la competición.

Así pues, tanto LaLiga, como el CSD y la propia Federación Española de Fútbol, de mutuo acuerdo, decidieron dar el ‘OK’ a la disputa del resto de la jornada. Al Zaragoza no le quedó más que centrarse exclusivamente en lo que estaba a su mano, que era lograr una victoria en La Romareda y esperar resultados de Girona y Almería para optar así a la tercera plaza. Víctor Fernández apostó por un equipo plagado de suplentes, con hasta 9 novedades y Ratón en portería, para dar refresco así a los jugadores más mermados físicamente. El equipo, como era de esperar siempre que salen los menos habituales, comenzó intenso y con hambre. En los primeros compases del encuentro el equipo gozó de varias ocasiones, pero no fue hasta el minuto 35 donde Linares, tras previo disparo de Álex Blanco rechazado por el portero de la Ponfe, empujó un balón manso al fondo de la red. Así cerraría el Real Zaragoza una buena primera parte con un Zapater solvente en la posición de central y con Dani Torres y el canterano Jannick Buyla manejando el timón del equipo en el centro del campo.

El segundo tiempo arrancaría, sorprendentemente, peor para los maños. El carrusel de cambios de una Ponferradina que no se jugaba nada haría que los del Bierzo empataran rápido con un remate de cabeza en el área pequeña de Iván Rodríguez tras un buen centro previo de Asier Benito. El gol incluso le sentó bien a los de Jon Pérez Bolo, que verían como el linier les anulaba un gol por fuera de juego. A partir de ahí, de ese susto, el Real Zaragoza comenzó a crecer en el centro del campo. Precisamente sería Dani Torres, con pase elevado magnífico entre líneas, el que encontraría a Álex blanco que, solo, mano a mano frente a Manu García, no fallaría y le daría el 2-1 y los tres puntos definitivos al Zaragoza.

Un partido que, sumado al empate del Almería y la derrota del Girona, concede la tercera plaza a los de Víctor, con todas la ventajas -‘factor campo’, evitar los penaltis y más dinero por mejor clasificación- que ello supone. Pero es una victoria que va más allá de efectos puramente clasificatorios, supone un refuerzo anímico para el vestuario y una buena actuación a la que plantilla, cuerpo técnico y afición agarrarse de cara al Play off que se viene.

Esperando rival

Unas eliminatorias que, por cierto, tendrán que esperar, puesto que en estos momentos el partido entre el Deportivo y el Fuenlabrada está programado para que se dispute dentro de nueve días, el 30 de julio. De ese partido saldrá el rival del Zaragoza en la primera eliminatoria, puesto que si los madrileños consiguen al menos un empate serán sextos y se medirán a los blanquillos. Por el contrario, si pierden, será el Elche el rival del Real Zaragoza. 

21 de julio, 2020|Primera Categoria, Real Zaragoza|