Clemente: “Hay que sacar ‘ratillos’ para liberarse mentalmente”

El joven canterano del Real Zaragoza, Enrique Clemente, pasa los días de confinamiento en su casa junto a su familia. Son días duros para todos, pero el central maño se queda con las cosas más positivas de este periplo. Para ello, intenta en todo momento estar ocupado, ya sea con las sesiones diarias de entrenamiento o en sus labores como universitario. Así, compagina ambas tareas para luego “intentar sacar esos ‘ratillos’ para liberarse mentalmente”, afirma.

Clemente explica a través de una videoconferencia que se reparte las dos sesiones de entrenamiento a lo largo del día “y así por lo menos paso horas del día que es la intención”. Además, por la tarde, el curso escolar sigue para él por lo que hay que “sacar tiempo para ponerse al día con la universidad y aprovecharlo al máximo”, reconoce.

A pesar de la incertidumbre por saber hacia dónde va el mundo, “de momento estoy bien. En el tema deportivo nos están poniendo muchas facilidades, nos han dejado material. Cabellud y Chocarro están haciendo un trabajo muy bueno para realizar el entrenamiento por nuestra cuenta. Hay que darles las gracias”. Pero no todo el trabajo es físico, sino que también una parte importante tiene que ver con “respetar los horarios de comida, mantener tus pautas que al final te sirve para tener la cabeza ordenada, ese entrenamiento invisible”, asegura.

Todo ello ayuda a mantenerse en forma “para cuando nos digan de reanudar los entrenamientos estar al cien por cien. Aunque no sabemos cuándo va a pasar”. Clemente reflexiona y deja claro que “cada momento que vivimos es importante porque nunca sabes cuando vas a estar un rato con tus amigos. Pensar que cada segundo que pasa en la vida cuenta. Al final llegan las cosas cuando menos te lo esperas. Cuanto más estemos en casa antes conseguiremos salir de este problema”.

El único objetivo para el central es volver con las pilas cargadas. “La inercia que llevábamos, de una mentalidad ganadora. Pero hay que sacar el lado positivo de esto y si algún jugador estaba tocado ha servido para recuperar”. Cuando esta pesadilla acabe, La Romareda volverá a vibrar como antes y cuando llegue ese día “no me lo voy a creer. Se crea un ambiente muy bonito que va a servir para celebrar que estamos de vuelta”.

Para concluir, el maño da las gracias a la afición porque estar presente cuando el balón rueda, pero cuando todo se para también está ahí. También ha mostrado su lado más solidario con todos los profesionales sanitarios que trabajan para que todo vuelva a la normalidad. “Todas las profesiones son importantes y si fallara una estaríamos desequilibrados. agradecerles la labor que hacen”, concluye.

Adrián Mora Murillo.

 

26 de marzo, 2020|Deportes, Real Zaragoza|