El dominio de las dos áreas, clave en el resurgir del Zaragoza

Los 13 partidos sin perder, la dinámica goleadora y la seguridad defensiva han hecho que el Real Zaragoza cambie el descenso por la pomada en cuestión de 10 días. En un visto y no visto, el equipo de Juan Ignacio Martínez ha pasado del peor al mejor momento de la temporada, y para ello hay varias claves. Una de ellas está en el ataque, y es que los maños -que no estrenaron su casillero goleador hasta la segunda mitad del cuarto partido de liga- acumulan siete encuentros consecutivos anotando, como mínimo, una diana y, esto, además, se ha incrementado en las dos últimas citas, donde ha marcado cinco goles en total. Antes, el cuadro blanquillo generaba ocasiones pero le costaba un mundo marcar (hasta 25 disparos llegó a necesitar para anotar un tanto). No había eficacia.

Ahora, en los tres últimos partidos, firmando tres victorias, la inercia ha cambiado: 13 remates entre palos y 6 goles anotados (más del 45% de efectividad). Y no dependiendo solo de uno o dos futbolistas, sino que cada vez más jugadores ven puerta: Álvaro Giménez, Nano Mesa, Borja Sainz o Bermejo. La fortaleza defensiva también es otro de los aspectos importantes en la Resurrección Zaragocista, y es que los aragoneses son el segundo equipo que menos goles recibe de Segunda División y su pareja de centrales, Francés (60% de duelos ganados por el suelo y 45% aéreos) y Jair (60% de duelos aéreos ganados y 45% por el suelo), continúa creciendo, complementándose y convirtiéndose, así, en la mayor fortaleza del Real Zaragoza.

Mario Jiménez, redacción Radio Marca.

19 de noviembre, 2021|Deportes, Real Zaragoza|
Abrir chat
¿Hablamos?
¿Hablamos?